Comenzar el día a la inglesa

El desayuno de los campeones

Los ingleses no son especialmente famosos por sus dotes culinarias, pero cuando se trata de preparar un desayuno realmente exquisito, el inglés completo es casi inmejorable. Así pues, tome asiento en la mesa del desayuno de "Old Blighty" y descubra los secretos del desayuno británico.

Tiempo de fritura

Se necesitan años para perfeccionarlo, pero la base de un desayuno completo inglés es bastante simple. Consiga salchichas, tocineta, huevos, champiñones y tomates de la mejor calidad posible y fríalos con un poco de aceite en una sartén grande. Cuando todo esté cocido a la perfección, sírvalo con unas tostadas bien untadas con mantequilla y una porción de mermelada de naranja. Eso es todo.

¿Aún tiene hambre?

Si el desayuno básico inglés no es suficiente para llenarle el estómago, hay un montón de extras que puede añadir. Dos añadidos típicamente británicos al plato son los baked beans -frijoles guisados-, y el black pudding-, la morcilla-. O si quiere un segundo plato, el porridge, gachas hechas con agua caliente y un poco de sal, es uno de sus favoritos. Y sí..., los ingleses comen morcilla.

¡No se olvide del té!

¿La leche antes que el té o el té antes que la leche? Es un debate que se remonta a siglos atrás en el Reino Unido. Pero una cosa es segura, un desayuno inglés no está completo sin una taza de la infusión favorita de los británicos, el té; y como a los ingleses les gusta tomarse su tiempo para desayunar, todo el conjunto puede unirse con un vaso de zumo de naranja recién exprimido.

 
Enviar a un amigo

Enviar a más amigos

Vista previa del correo electrónico Hola, quizás le interese esto

Cerrar
 
Seleccione dónde compartirlo
Cerrar
 
Enviar a un amigo

Enviar a más amigos

Vista previa del correo electrónico Hola, quizás le interese esto

Cerrar