Toallas y ropa de cama

Fresco como una rosa

No hay nada mejor que meterse en una cama con sábanas limpias y almidonadas o salir del baño enrollado en una gran toalla suave y acolchada. Pero ¿cómo se consigue la sensación de frescor de un spa en casa? Aquí tienes algunas sugerencias para conseguir ropa de cama de lujo y toallas esponjosas.

Cómo utilizar bien el jabón

Utilizar la cantidad correcta de detergente es realmente importante. Si pone demasiado, su ropa estará áspera y le irritará la piel. Si pone demasiado poco, no podrá librarse de las manchas difíciles. Así que lea lo que sugiere el fabricante y asegúrese de que está poniendo los polvos o el líquido en el lugar correcto. Ah..., y un consejo: compruebe la dureza del agua en su zona. El agua blanda necesita menos detergente que el agua dura para dejar las cosas limpias.

Fuera arrugas

He aquí un consejo para dar a su ropa de cama ese toque final profesional. Tan pronto como el ciclo de secado haya terminado, saque las sábanas de la secadora, sacúdalas bien y dóblelas cuidadosamente. Cuando tenga que planchar, habrá muchas menos arrugas de qué preocuparse.

La hora de la revolución

Olvídese de los suavizantes. Los productos químicos de estos líquidos pueden acumularse en las fibras y reducir la capacidad de una toalla para absorber el agua; que, por supuesto, no es lo mejor si se es una toalla. Para obtener toallas esponjosas y ropa adorable no se puede hacer nada mejor que sacarlos de la lavadora y meterlos directamente en la secadora. ¿Y la mejor parte...? ¡También son mucho más fáciles de planchar!

 
Enviar a un amigo

Enviar a más amigos

Vista previa del correo electrónico Hola, quizás le interese esto

Cerrar
 
Seleccione dónde compartirlo
Cerrar
 
Enviar a un amigo

Enviar a más amigos

Vista previa del correo electrónico Hola, quizás le interese esto

Cerrar